Biocemento. El hormigón que se regenera.

Científicos holandeses buscan una solución a la tendencia del cemento a agrietarse, lo que hace que se filtre agua con productos químicos que terminar por corroerlo.

Su solución consiste en mezclar el hormigón con una bacteria inofensiva y los nutrientes necesarios para que viva y produzca mineral calcita. Pero esta mezcla permanece inerte porque le falta un componente esencial: el agua. Así, cuando se produzcan grietas y empiece a filtrarse agua, las bacterias resucitarán, alimentándose de los nutrientes y produciendo piedra caliza en las grietas, sellándolas.